No es blanco, no es negro: es elBulliLab

No es blanco, no es negro: es elBulliLab

Septiembre, ese mes que nos devuelve a la realidad y nos dice “¡eh! Tú tienes unas obligaciones que cumplir…”, ha llegado. Y aquí nos tenéis: de nuevo en elBulliLab, trabajando para aportar lo mejor de cada uno. Esperamos que no nos hayáis echado mucho de menos…

Si hay algo que solo podrá decir el equipo de Talentum elBulliLab 2015 es que estamos viviendo en primera persona el primer año de vida de este espacio en el que la pasión y la creatividad se juntan para crear cosas alucinantes. Sí, somos los primeros. Y llegar los primeros tiene sus ventajas, pero también alberga algunos inconvenientes. Nada es blanco o negro y elBulliLab no iba a ser diferente.

El cambio de restaurante a fundación ha hecho que se tengan que repensar muchas cosas. La metamorfosis de elBulli no ha sido moco de pavo. De hecho, no tengo claro si la frase anterior debería estar escrita en pasado o en presente, porque a día de hoy aún hay muchas cosas que están en proceso de cambio y construcción.

¿Y esto qué significa? Caos. Si nos preguntáis qué estamos haciendo o qué es elBulliLab, no siempre vamos a saber contestaros, porque nosotros nos lo preguntamos día a día. Y es que no estamos hablando de un restaurante, sino de algo superior, que abarca mucho –no os hacéis una idea de cuánto- y cada día más. Y hoy está claro algo que mañana no lo estará y viceversa… Vaya, que es un caos.

Cuando os decimos que se trata de un espacio de work in progress, no es en vano. Sabemos lo que estamos haciendo ahora, pero no podemos avanzaros qué haremos en la próxima hora. Tanto es así, que hay momentos en los que no tienes claro dónde irá a parar tu trabajo ni cuál será su función final.

Pero como ya hemos dicho, nada es completamente negro. Y te das cuenta del blanco cuando miras con distancia, haces un recuento de todo lo que has hecho y ves que prácticamente sin darte cuenta has dado forma a cosas que hace dos semanas ni existían. Es en ese momento en el que ves que el caos también puede llegar a tener sentido.

A fin de cuentas, no habrá nadie más que pueda experimentar los inicios, porque las primeras veces solo son una vez -valga la redundancia- y esta es exclusivamente nuestra. Por eso, este septiembre volvemos a estar aquí, esforzándonos por hacerlo bien, siendo conscientes de que los inicios son duros y demostrando que nosotros lo somos más.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *